David Guetta

Ha jugado un papel fundamental en convertir la música dance en el gigante del top de las listas de éxitos que es a día de hoy. Su impacto ha sido imposible de ignorar, o subestimar. Está considerado entre el grupo de los súper productores de elite cuyo sonido reflejan toda una era – como Trevor Horn, Rick Rubin o Dr Dre.

Con la marca de su nuevo álbum, Listen, Guetta está anunciando el fin de esa era – y señalando el camino a la siguiente. La música electrónica de baile (EDM) el sonido del que fue pionero ahora domina el mundo. Emergiendo, sonriente y poderosamente, y elevándose al mismo tiempo en el que la economía mundial se hundía, el EDM dio a la cultura del pop una explosión de optimismo y escape. Pero, el creador de tendencias, Guetta va por delante. “Necesitaba crear un sonido nuevo“, dice. “La música es todo sobre ciclos, sobre acción y reacción, y ha habido una reacción ante el EDM convirtiéndose en el nuevo pop. Listen es totalmente diferente a todo lo anterior que he hecho”.

Listen es sofisticado, variado y una emocional colección de canciones clásicas. No todo son peaks y fiestas en la piscina – hay momentos de incertidumbre e introspección – aún así, siendo un álbum de Guetta, suena como un buen momento.

Sobre lo que aprendió haciendo el álbum Guetta dice “pasé muchísimo más tiempo escribiendo las canciones, seguramente sea mi trabajo más personal. Hasta el día de hoy siempre estuve haciendo canciones sobre la felicidad, el amor, el sexo y simplemente haciendo una fiesta – básicamente era mi vida, sabes? y últimamente, mi vida personal ha sido más difícil, así que también se refleja en el álbum, sobre las cosas que estamos hablando, en el tipo de acordes. Nunca he hecho esto antes, pero incluso para mi antes todo giraba entorno sólo a hacer bailar a la gente”.

Musicalmente, Listen es el trabajo más ambicioso de Guetta – una mezcla de instrumentos en vivo con precisión de tecnología programada. “He utilizado muchas orquestas clásicas”, dice Guetta. “Quería ser épico y cinematográfico”. La clave para ayudarlo a lograr esto ha sido su coproductor, el compositor holandés de formación clásica Giorgio Tuinfort.

Fue en 2009 cuando Guetta, un exitoso dj y productor musical de dance con tres álbums, se convirtió en el pionero del pop. Lo consiguió fusionando dance con música urbana en su cuarto álbum -el primero en términos de éxito establecido- One Love. Hizo equipo con algunos de los más grandes del hip hop y el R&B, y reinventando su sonido para la pista de baile, Guetta creó pop alquimia. Los éxitos como I Gotta Feeling (con los Black Eyed Peas), When Love Takes Over (con Kelly Rowland) y Sexy Bitch (con Akon) lo lanzaron al súper estrellato. Esto contribuyó decisivamente en convertir el EDM en el más grande movimiento juvenil desde el hip hop.

En 2011, el quinto álbum de Guetta, Nothing but the Beat, escaló a alturas aún mayores con 4 millones de ventas y otra avalancha de éxitos, incluyendo el todopoderoso éxito mundial Titanium (con Sia), con su tema oscuro de la alienación y exclusión: “mi primer paso hacia cambiar mi sonido”.

Su enorme audiencia online le ha ayudado a convertirse en un eficaz embajador de buena voluntad para Unicef -donando su música gratis y generando tráfico en twitter para su campaña de “The World needs more”. También es uno de los cerebros tras Dubset, la ingeniosa nueva plataforma de música donde los DJ’s pueden subir y compartir sus mezclas – y paga los derechos a los artistas que han colaborado.

Entonces, ¿cómo resume Guetta su nueva dirección?
“He tenido que ser honesto conmigo mismo. Si quería hacer otro disco de ‘es sábado noche’, olvidémonos de todo, gastemos algo de dinero y divirtámonos, no? ya he hecho eso. Ahora solo quiero hacer música que me salga del alma y el corazón. No quiero escribir canciones de ese tipo si así no es como siento”.

Para más información visita:
www.davidguetta.com
https://www.facebook.com/DavidGuetta
https://twitter.com/davidguetta
https://soundcloud.com/davidguetta